¿Por qué The Legend Of Zelda: Majora’s Mask es tan diferente?

Sin duda alguna The Legend of Zelda es uno de los videojuegos que ha destacado durante un largo período de tiempo, desde su aparición en la Nintendo Entertainment System en 1986 ha dejado a todos los jugadores de videojuegos fascinados con sus calabozos y sistema de juego.

Desde entonces han sacado una gran variedad de títulos referentes al universo de The Legend of Zelda, cada uno de ellos son secuelas indirectas, es decir, de un juego a otro en su argumento han pasado 100 años, pero hay uno de ellos que fue una continuación directa.

Ocarina of Time fue un título maravilloso el cual salió para la Nintendo 64, al ver el éxito que representó para la compañía decidieron hacer una continuación, lo que nadie se esperó es que comenzaría justamente al final de Ocarina of Time, a esta entrega la titularon Majora’s Mask.

A diferencia de otros títulos, Majora’s Mask entregó al jugador algo que nadie se esperaba, todos estábamos acostumbrados al típico héroe elegido por los dioses para salvar a Hyrule del mal, rescatar a una princesa y proteger la Trifuerza, pero en este caso no se aplicaba nada de esto.

Desde que comenzamos la aventura notamos un ambiente un poco frío y tenebroso, viendo como Link se va introduciendo cada vez más en las profundidades de Lost Woods, hasta que finalmente cae en una dimensión paralela llamada Términa.

Es aquí cuando nos damos cuenta que el tiempo es nuestro enemigo principal, ya no hay princesa que rescatar o Trifuerza que proteger, se trata de ayudar a una población entera para evitar su aniquilación total, pero no solo eso, también debemos resolver algunos inconvenientes entre los aldeanos, los cuales se encuentran en distintos estados de ánimo y sufrimiento.

Pero hablemos de nuestro héroe Link, al llegar a este nuevo lugar no conoce absolutamente a nadie, pero a medida que va resolviendo algunos de los inconvenientes entre los aldeanos, lo reconocen como un buen amigo.

Sin embargo, esto no sirve de mucho, debido a que debe retroceder constantemente el tiempo para evitar la destrucción de Términa, causando que cualquier amistad que haya formado se desvanezca, ellos no se acordarán de su existencia, quedándose en una constante soledad.

Por otra parte, tenemos las máscaras, estas son un gesto de agradecimiento que nos ofrecen los ciudadanos de Términa al ayudarnos, pero existen 3 principales que pertenecieron a ciertos personajes los cuales murieron sin cumplir su misión de vida, se tratan de sus almas materializadas, nuestro objetivo será poder realizar las acciones que no pudieron hacer.

Estas almas serán liberadas en el momento que Link cumple con sus deseos, mientras esto no suceda estarán en un eterno sufrimiento, esto se puede notar cuando nos colocamos dichas máscaras, Link sufre de una manera espantosa el tormento de estas almas en pena.

Es increíble que el culpable de todos esto sea una máscara, pero no es cualquier cosa, se trata de un objeto maldito que desea la destrucción total de una manera muy peculiar, viendo sufrir a todos a través de la desesperación, agonía y llanto.

Inclusive ya en el episodio final podemos notar esto, cuando nos trata de confundir con ciertas frases para así sufrir con nuestra soledad, pero no sabía que este guerrero pasó por las pruebas más desesperantes en la aventura de Ocarina of time.

Son estas y muchas más razones que convierten a Majora’s Mask en un juego único y especial de toda la saga de The Legend of Zelda, puede que al comienzo te parezca un juego un poco extraño, pero a medida que te introduces en su historia querrás que esta nunca se termine.