Super Wild Card – El copiador de juegos de los 90s

La Super Nintendo fue una de las consolas más sorprendentes a inicios de los años 90, sus excelentes gráficos, un gran catálogo, controles innovadores y muchas cosas más la convirtieron en una consola inolvidable para muchas personas de aquella época, sin embargo, no todo era maravilloso, ya que para poder jugar a distintos títulos se gastaba mucho dinero, debido a que los cartuchos eran bastante costosos, llegando a precios de 100 dólares dependiendo del país donde vivías.

 

 

Por tales motivos era muy complicado para algunos gamers poder tener un amplio catálogo de la Super Nintendo, sobre todo en países como España o Latinoamérica, es por esto que muchos buscaban alternativas, como por ejemplo intercambiar cartuchos entre amigos, pero uno de los métodos que más utilizaban era alquilar los videojuegos por cierto tiempo, dicha tarea era posible gracias a las casas de alquiler, la más conocida era Blockbuster, sin embargo, una vez finalizado el tiempo nos quedábamos ansiosos por seguir jugando a ese videojuego que nos gustaba tanto (Algo muy similar me sucedió con StarFox).

 

 

Pero con el tiempo ciertas empresas lanzaron al mercado una solución impresionante para poder tener un enorme catálogo de juegos sin necesidad de comprarlos, se trataba de una torre que te permitía realizar copias de seguridad de la gran mayoría de títulos de la Super Nintendo, en muchas partes del mundo fue conocida como “El copión” pero normalmente se le llamaba por el nombre que tenía en la caja, la más famosa era la Super Wild Card.

 

 

Tener una Super Wild Card era algo muy costoso, muchos soñaban con tener una pieza de estas para la Super Nintendo debido a la excelente función que tenía, como se mencionó anteriormente te permitía hacer backups de casi todos los juegos de Super Nintendo, introduciendo un disquete de 1.44 MB en una unidad floppy que llevaba en un costado, y como podrás adivinar cargaba los títulos a través del disquete.

 

 

Imagina por un momento que un amigo te presta un juego, te gusta tanto que deseas tenerlo y poder sacarle el 100%, simplemente agarrabas el cartucho, lo colocabas encima de la Super Wild Card, colocabas un disquete de 1.44 MB, copiabas el juego y ya lo tenías listo para poder ejecutarlo sin la necesidad del cartucho, un privilegio que pocos pudieron disfrutar en su momento.

 

 

Pero esto tenía sus desventajas, la primera de ellas era el limitante de la memoria de la Super Wild Card la cual era de 16 megas de RAM, si un juego ocupaba más de dicha memoria no podíamos cargarlo, es por esto que salieron diferentes modelos de otras marcas con más capacidad, encontrando de 24 MB y 32 MB. Sin embargo, con el tiempo muchos usuarios de estos dispositivos encontraron la forma de expandir la memoria RAM y así no tener la necesidad de comprar otra Super Wild Card.

 

 

Otra desventaja era la carga del juego en el disquete, normalmente los cartuchos al ser insertados cargaban de forma automática, sin embargo, la lectura del disquete es algo lenta, por lo que se debía esperar a que cargara al 100% y así poder jugar al videojuego sin ningún tipo de interrupción, algo un poco incómodo para quienes estaban acostumbrados al arranque automático.

 

 

Gracias al avance tecnológico, actualmente se le puede hacer un upgrade a estos dispositivos, se puede sustituir la unidad Floppy por una unidad USB que tiene la conexión del cable Floppy, de esta forma podemos introducir pendrives y otros dispositivos de memoria y guardar los videojuegos de la Super Nintendo.

 

 

La Super Wild Card fue algo realmente sorprendente para su época, solo algunos tuvieron la oportunidad de tenerla debido a su alto costo que sobrepasaba los 500 $. Con el tiempo el arte de la emulación dejó obsoletos estos dispositivos, pero no hay que quitarles el mérito que tuvieron en los años 90, permitiendo hacer un respaldo de múltiples juegos de la Super Nintendo y poder convertirlos en los Roms que conocemos actualmente.

 

 

¿Conocías a la Super Wild Card? Dime tu opinión de este dispositivo en la sección de comentarios