¿Cómo se creó el legendario Donkey Kong Country?

Los años 90 fueron tiempos realmente increíbles para los videojuegos del género plataforma, en todos los sistemas de entretenimiento existían una lista inmensa de juegos de este tipo, ocasionando que múltiples compañías compitieran entre sí para ver qué mascota relucía entre todas, un ejemplo muy preciso son el fontanero Mario y el erizo Sonic.

Sin embargo, estos no fueron los únicos personajes que tuvieron videojuegos con una gratificante fama, otros se ganarían la popularidad no precisamente por su carisma, más bien por lo innovador que fueron sus juegos para la época. Aquí es donde sale a relucir el nombre de Donkey Kong Country.

Este videojuego revolucionó el aspecto visual de un juego de plataformas en el año 1994, convirtiéndose en un éxito que llegó a diferentes consolas, entre ellas la Super Nintendo, Game Boy Color y Game Boy Advance. Pero antes de toda su fama este videojuego pasó por ciertos procesos de desarrollo los cuales conocerás a continuación.

A principios de los años 90 Nintendo deseaba realizar un nuevo videojuego que no comprometiera la imagen de su estrella llamada Mario. No tenían la menor idea de que proyecto realizar, por tales motivos deciden asignarle la tarea a una compañía que tenía un tiempo haciendo videojuegos, su nombre era Rareware.

Tim y Chris Stamper (Fundadores de Rare) antes de la creación del nuevo juego para Nintendo habían practicado la tecnología CGI en un Demo de boxeo para la Super Nintendo. Nintendo al visitar el pequeño estudio de Rare y ver su pequeña demostración quedaron totalmente impresionados, por lo que decidieron hacer un contrato para producir un nuevo videojuego.

En dicho contrato, Nintendo tenía el 49% de posesión sobre Rare, además la posibilidad de ofrecerle los recursos necesarios para producción del nuevo título. Es en ese instante cuando Rare indica su interés en realizar un videojuego sobre Donkey Kong, petición que fue aceptada dando comienzo al desarrollo del juego.

Debido a que se trataba de un proyecto grande, la empresa Rare contrataría nuevos integrantes para su compañía, sumando un total de 12 personas. Se empezaría por actualizar los modelos de los personajes, uno de ellos era Donkey Kong Jr que, luego de ciertas decisiones por parte de Nintendo, dicho modelo pasaría a ser el personaje de Diddy Kong.

El motor gráfico del proyecto lo realizarían con las computadoras de Silicon Graphics las cuales les permitieron hacer animaciones a través de gráficos renderizados, esto representó un gasto millonario enorme para Rare, apostando todo al éxito que aún no estaba asegurado.

Rare no solo estaba trabajando en el apartado gráfico de su videojuego, también querían destacar en la música, esta tarea se la encargaron a David Wise, Robin Beanland y Eveline Fischer. Estos compositores crearon unas melodías que se consideraron obras maestras para este videojuego, por citar un ejemplo tenemos la canción del nivel Coral Capers.

 

Llegó el momento final de presentarle el videojuego a Nintendo, Rare había trabajado arduamente desde su pequeña oficina sin mostrar ningún avance. Cuando Nintendo vio el resultado final pensaron que se trataba de un engaño, revisaron la mesa donde estaba colocada la SNES, ya que pensaron que se trataba de una computadora y no de una consola, simplemente quedaron sorprendidos de la calidad visual que tenía Donkey Kong Country.

Finalmente, Donkey Kong Country se lanzó en el año 1994 convirtiéndose en un completo éxito en todos sus apartados, pero especialmente en el gráfico. Rare seguiría usando estos gráficos pre renderizados en otros títulos como Killer Instinct el cual fue una revolución en los salones Arcade.

Es impresionante como un equipo de 12 personas pudo crear un videojuego tan espectacular, esto demuestra que no es necesario tener demasiadas personas trabajando en un videojuego, Rare lo demostró en los años 90 gracias al fantástico Donkey Kong Country.