El inicio de la sexta generación: Sega Dreamcast

Sega Dreamcast, una de las consolas más sobresalientes que se lanzó a finales de los años 90, la cual dio inicio a la sexta generación de las videoconsolas. Dejó fabulosos recuerdos a todos los gamers que tuvieron el placer de tener una en sus hogares, debido a sus excelentes títulos y gráficos impresionantes, era literalmente tener una máquina recreativa en nuestros hogares.

 

 

A pesar de su triste destino, se caracterizó por ser una consola de videojuegos increíble en su época, ya que fue el último intento por parte de Sega en rescatar la confianza de los jugadores después del enorme desastre que fue la Sega Saturn, por las diferencias entre las sucursales de Japón y América, algo que pudieron lograr progresivamente, pero no fue suficiente para poder mantener a la compañía económicamente.

 

 

Pero dejando a un lado su triste desenlace, los inicios de esta consola fueron un poco apresurados, ya que Sega deseaba poder posicionarse nuevamente en el mundo de las videoconsolas, por lo que debía ofrecer a los jugadores un producto realmente sobresaliente, por este motivo en su campaña de publicidad dieron a conocer la Sega Dreamcast como una máquina arcade, algo que era cierto, ya que su hardware estaba basado en la arquitectura de la NAOMI 2.

 

 

Sin embargo, la desconfianza de los gamers hizo que no creyeran en SEGA, dicha compañía sabía esto, por lo que se apresuró en lanzar su consola al mercado, pero con la peculiaridad de que no tenía juegos. Esto fue motivado a que las compañías desarrolladoras recibieron muy tarde los kits de desarrollo, causando que solo tuviese 4 juegos de lanzamiento en Japón en el año 1998.

 

 

Pero en occidente las cosas fueron muy diferentes, ya que la consola fue distribuida 10 meses después del lanzamiento en japón, dándole oportunidad a los desarrolladores de estudiar la consola y programar juegos para ella, algo que fue muy fácil para ellos debido a que su hardware era basado en la máquina arcade NAOMI 2, por lo que hicieron diferentes ports de juegos arcade a la Dreamcast, dando a demostrar su potencia gráfica con títulos sobresalientes, uno de ellos fue Virtua Fighter 3TB.

 

 

Pero no todos los juegos de lanzamiento de esta consola fueron ports de máquinas arcades, hubo uno en particular que muchos fanáticos de Sega esperaban con mucho entusiasmo, debido a lo espectacular que era sus gráficos para la época, se trató de Sonic Adventure, el salto de Sonic a las tres dimensiones el cual fue muy acertado, debido a las mecánicas empleadas a través de su nueva jugabilidad, respetando la gran velocidad del famoso erizo azul.

 

 

Los títulos de conducción tampoco se quedaban atrás, Sega Rally 2 es un ejemplo, un juego de conducción que demostró el potencial inicial de la Dreamcast, haciendo que más de una persona se planteara la posibilidad de adquirirla, debido a su excelente jugabilidad y unos gráficos que para ese momento eran totalmente impensables tenerlos en las pantallas de los televisores.

 

 

En resumen, la Dreamcast tuvo un buen inicio en el mundo de los videojuegos, una máquina potente capaz de mostrar un juego Arcade a la perfección, sin embargo, el pasado de Sega afectó a esta maravillosa consola, ocasionando un triste desenlace en su historia. A pesar de ello sigue siendo una de las creaciones más sobresalientes de la industria, dejando un legado impactante que perdura en la actualidad.

 

 

¿Alguna vez tuviste una Sega Dreamcast? Dime tu opinión en la sección de comentarios