¿Vale la pena comprar tarjetas de video de generaciones pasadas?

Actualmente las tarjetas de videos es un tema un poco delicado para muchos usuarios, debido a la escasez de productos en el mercado. Esto se debe a muchos factores, pero entre los más destacables tenemos a los mineros de criptomonedas y a la poca producción de GPU, todo esto ha hecho que los gamers busquen alternativas para poder actualizar su computador.

Una de las soluciones más factibles es comprar un procesador con una GPU integrado, los más recomendados son los de AMD por su excelente rendimiento en juegos, sin embargo, para escalar a otro nivel es necesario tener un hardware dedicado exclusivamente para el procesamiento de gráficos, algo que una tarjeta de video nos puede ofrecer.

 

 

Es aquí cuando entra en protagonismo el mercado de segunda mano, donde se pueden encontrar opciones interesantes, el problema es saber que tipo de tarjeta de video comprar, ya que a partir de cierto punto su tecnología quedó obsoleta, por ejemplo, sería absurdo en estos tiempos comprar una GTX 260, son GPU que sufrían de altas temperaturas y la mayoría de ellas ya se encuentran dañadas o en mal estado.

 

 

¿Qué tarjetas de video son recomendables comprar?

Ya aquí dependerá del gusto del consumidor y el presupuesto que tenga, ya que debido a la alta demanda de tarjetas de video son muchas las personas que se encuentran comprando este tipo de artículos, elevando significativamente su precio. Por este motivo recomendar una tarjeta de segunda mano es una tarea un poco complicada, si encuentras una a excelente precio y funcional no sería mala inversión.

 

 

Entre los modelos que se pueden adquirir que tienen un buen rendimiento en 1080p son:

GTX 970

 

 

AMD 7970

 

 

RX 570 4 GB

 

 

RX 580 8 GB

 

 

GTX 1060 6 Gb

 

 

 

 

El precio de estas GPU dependerá mucho del vendedor, pero lo correcto es que no excedan de 200 $, debido al tiempo de uso que tienen en el mercado. Cada una de ellas ofrece un excelente rendimiento en 1080p (dependiendo del juego) modificando ciertos parámetros. Para juegos competitivos como Counter Strike, Fornite o League of Legends tendrán poder suficiente.

 

 

Desventajas de comprar estas GPU

Al ser tarjetas gráficas de generaciones pasadas no cuentan con ciertas tecnologías que tienen ciertos juegos actuales, por ejemplo, el DLSS, que nos permite sacar más FPS a los juegos. Tampoco podemos disfrutar de altas resoluciones como 4K, lo máximo que podemos aspirar en títulos exigentes es 1080p, una resolución para nada despreciable.

 

 

Mantenimiento a las GPU

Es muy importante tomar en cuenta que todas las tarjetas de segunda mano que compremos han tenido un largo tiempo de uso, por lo que es recomendable hacerle mantenimiento. Por lo general es sencillo, ya que solo es hacerle cambio los Thermal Pads y pasta térmica, estos dos componentes deben ser de una marca reconocida, ellos harán que nuestro hardware se mantenga en buenas temperaturas, extendiendo su vida útil.

 

 

No compres GPU en sobre precio

Sabemos que la situación actual con las tarjetas de video es difícil, esto hace que muchos vendedores se aprovechen y vendan este hardware a precios insólitos, por ejemplo, una RTX 3060 en 1000 $ es simplemente descabellado, cuando su precio debería comprender entre los 300 a 350 dólares, lo mejor es tener paciencia que el mercado se estabilice, mientras tanto hay otras GPU interesantes que nos pueden servir para jugar videojuegos.

 

 

Si tu tarjeta gráfica es muy antigua o es de gráficos integrados y deseas cambiarla, este pequeño artículo te será de utilidad, recuerda verificar el correcto funcionamiento de la gráfica, hacerle mantenimiento y usar una fuente certificada, así podrás disfrutarla hasta que puedas comprar una de la actual generación.

 

 

¿Qué tarjeta gráfica de la generación pasada comprarías? Dime tu opinión en la sección de comentarios