¿Qué pasó con Chocobo Racing? El videojuego de carreras de Squaresoft

La década de los 90 fue impresionante para los videojuegos, aparecieron una gran cantidad de títulos que revolucionaron los gráficos, jugabilidad, entre otros aspectos, sirviendo como base para futuro proyectos de la siguiente generación de desarrolladores, aunque muchos de estos videojuegos no se volverían tan famosos como otros, uno de ellos fue Chocobo Racing.

Gracias al éxito que tuvo Mario Kart 64, muchas compañías decidieron hacer su propio videojuego de carreras inspirado en dicho título, entre los más famosos podemos encontrar a Diddy Kong Racing o Crash Team Racing. Algunas desarrolladoras deseaban aprovechar dicha fama para lanzar sus propios videojuegos de este género, una de ellas fue Squaresoft (actualmente Square Enix).

Dicha desarrolladora siempre se ha caracterizado por realizar excelentes títulos RPG, el más famoso de ellos es la saga Final Fantasy. Aprovechando que ya tenían una franquicia con éxito, decidieron tomar parte de su universo y desarrollar un videojuego de carreras, pero con la particularidad de tener poderes especiales.

Finalmente lanzaron su videojuego titulado Chocobo Racing en 1999 exclusivo para la primera PlayStation. Para formar su historia se tomaron varios elementos de ciertos juegos de Final Fantasy, específicamente de su segunda y cuarta entrega. Es desarrollada a través de una especie de cuento, el cual podemos ver los acontecimientos cuando se abre el libro (algo parecido a Yoshi’s Story).

Chocobo Racing posee una jugabilidad muy similar a la de cualquier videojuego de su género, sin embargo, al basarse en el universo de Final Fantasy, posee cosas únicas e interesantes que la diferencian de otros títulos, como ejemplo tenemos a las Magic Stones. Estas piedras nos permitían hacer ataques especiales a nuestros adversarios para poder tener una ventaja sobre ellos.

Había un total de 8 piedras, cada una ofrecía un poder elemental distinto, entre las más destacables se encontraban la “Ultima Stone” que te permitía lanzar el hechizo “Ultima”, “Doom Stone” que causa el efecto maldición, o las Haste Stones que nos permitían alcanzar altas velocidades a través de un turbo.

Lo interesante de estas piedras es que podemos subir su nivel para obtener un ataque más devastador, por ejemplo, si tenemos un total de 3 Fire Stones, podemos lanzar la magia “Firaga”, con dos el hechizo “Fira” y si tenemos una lanzamos un simple “Fire”. A pesar de lo atractivo que suena recolectar 3 piedras del mismo elemento, no es una tarea fácil, ya que nuestros adversarios las pueden robar si están lo suficientemente cerca de ellas con cierta habilidad.

Además de las Power Stones tenemos a disposición antes de cada carrera unas habilidades especiales, gracias a ellas nos permiten tener cierto poder único en todo el circuito, por ejemplo, el Dash, una especie de turbo que permite alcanzar altas velocidades, o la habilidad Mug que permite robar otras Magic Stones de los oponentes.

Uno de los grandes atractivos que tenía Chocobo Racing eran sus pistas y personajes, los cuales eran iconos de la saga Final Fantasy, entre los más curiosos personajes podíamos encontrar a Bahamut o Squall Leonhart (Ambos eran personajes secretos), y entre sus pistas la más reconocidas eran “The Ancient Gate” y “F.F.VIII Circuit”.

Si Chocobo Racing era un juego tan divertido y único en su momento ¿Por qué no tuvo éxito? A pesar de estar en una consola que tuvo millones de unidades vendidas entró en el momento de que la PlayStation 2 estaba a punto de ser lanzada, es decir, es uno de los últimos videojuegos que le pudo dar vida a la primera PlayStation.

A pesar de esto Chocobo Racing no tuvo malas ventas, pero jamás llegaron a igualar a otros juegos de la saga Final Fantasy, por lo que el equipo desarrollador decidió enfocarse en dichos proyectos, desechando cualquier idea de hacer alguna secuela de este videojuego.

¿Alguna vez jugaste Chocobo Racing? Dime tu opinión en la sección de comentarios