¿Por qué los videojuegos retro son tan difíciles?

Los videojuegos con el pasar de los años han evolucionado en múltiples aspectos, como en su apartado técnico, gráficos, sonido o la jugabilidad, pero hay algo que ha cambiado con respecto a su modo de juego, la dificultad. Los nuevos jugadores han disfrutado de una enorme cantidad de títulos con una dificultad considerable, inclusive algunos tienen lo que denominan dificultad dinámica, sin embargo, los juegos retro se caracterizaban por ser muy difíciles de culminar.

 

 

Si algún jugador de la nueva generación juega la mayoría de títulos de la NES le parecerá demasiado difíciles, llegando al punto de simplemente abandonar el juego y olvidarse por completo de su existencia, esto hace que muchos gamers de la actualidad se pregunten ¿Por qué los juegos retro son tan difíciles? Responder esta pregunta es muy simple, para eso debemos identificar que hace fácil un videojuego en la actualidad.

 

 

Vamos a identificar varios aspectos que tienen los juegos actuales, el primero de ellos son los Checkpoint, gracias a estos puntos específicos podemos recomenzar si llegamos a morir en cualquier momento, de segundo lugar tenemos a los puntos de salvado, permitiendo comenzar la partida una vez apagada la consola y por último una dificultad variable, la cual puede cambiar en cualquier momento si el jugador muere demasiadas veces.

 

 

Los juegos de antaño (especialmente los de la época de 8 bits) carecían de todas las características antes mencionadas (con algunas excepciones como The Legend of Zelda o Metroid de la Famicom) si perdíamos todas las vidas teníamos que comenzar nuevamente desde el comienzo o repetir todas las fases de cierto mundo, un ejemplo podemos verlo en el juego Double Dragon II de NES.

 

 

En dicho título tenemos 3 dificultades, para ver si verdadero final debíamos pasarlo en su última dificultad, pero lo que frustraba a los jugadores era comenzar desde el principio si perdías todas las vidas. Otros juegos como The Simpsons: Bart vs. the Space Mutants eran realmente odiados por tener esta característica, la única manera de ver los finales de estos juegos era dedicarles muchas horas y aprenderse milimétricamente cada movimiento y patrones dentro de sus mundos.

 

 

Otras de las razones por las cuales los desarrolladores de las consolas realizaban estos juegos con una alta dificultad era por la capacidad de los cartuchos, en aquellos tiempos eran muy limitados con respecto al espacio, causando que los juegos fuesen cortos, al aumentar la dificultad el jugador moriría muchas veces intentado pasar por sus niveles, ofreciendo más horas de juego, un ejemplo podemos verlo en el juego Double Dragon III, el juego es muy corto pero su dificultad era tan absurda que te obligaba a repetirlo muchas veces.

 

 

Esto con el tiempo fue cambiando gracias a mejoras técnicas y al almacenamiento de los videojuegos, permitiendo a los desarrolladores ser un poco más flexibles con respecto a la dificultad y extendiendo los videojuegos para hacerlos mucho más largos. En la Super Nintendo podemos ver que este concepto se aplica a la perfección, donde podemos observar múltiples juegos con una dificultad más flexible y con puntos de guardados.

 

 

En conclusión, los juegos retro seguirán siendo un reto tanto para jugadores novatos como para los expertos, su dificultad se debió al poco tamaño que tenían sus sistemas de almacenamiento y limitaciones técnicas de las plataformas. Muchas desarrolladoras en la actualidad crean videojuegos con características similares a los de antaño, con la finalidad de recordar los viejos tiempos donde la dificultad era la primera preocupación al colocar un videojuego en la consola.

 

 

¿Crees que los juegos retro son difíciles de culminar? Dime tu opinión en la sección de comentarios.