El SSD cambiará la experiencia en las nuevas videoconsolas

En la actualidad el Solid State Drive o conocido con sus iniciales SSD es un hardware primordial cuando se requiere sacar el máximo rendimiento con respecto a la transferencia de datos. Desde su uso en el computador representó un salto muy importante, debido a que la carga de sistemas operativos, programas e inclusive videojuegos marcó una enorme diferencia si lo comparamos con los HDD.

 

 

Sin embargo, este sistema de almacenamiento desde que fue lanzado al mercado ha tenido un pequeño defecto, su precio, si lo comparamos con los discos duros tradicionales es realmente costoso poder acceder a uno, mientras más capacidad y velocidad más dinero tenemos que invertir, pero gracias a sus beneficios realmente vale la pena.

 

 

Esta es una de las causas del por qué las consolas no estaban utilizando este tipo de almacenamiento, ya que debían elevar considerablemente su precio para poder ser vendidas al mercado, quedando por parte del usuario cambiar el HDD interno por un SSD, pero este último no funcionará a su máxima capacidad, ya que el hardware de la consola tenía un límite en la transferencia de datos.

 

 

Desde que fue anunciada la Xbox Series X y PlayStation 5 se ha hecho mucho énfasis en SSD, dejando muy claro que esta futura generación lo va a incluir de manera nativa, teniendo niveles de transferencia de datos impresionantes, esto realmente hará un cambio muy significativo, debido a que gracias al SSD dichas consolas tendrán excelentes beneficios.

 

 

Los videojuegos actuales, sobre todo los AAA, tienen a ocupar enormes tamaños de almacenamiento, un ejemplo muy reciente es The Last of us Part 2, que al momento de instalarse en disco duro de la PS4 ocupa más de 100 Gb, instalar y acceder a dichos datos hace que la experiencia con respecto a la instalación y pantallas de carga sea bastante lenta.

 

 

Pero si agregamos un SSD todo cambiaría, las transiciones dentro del juego pasarían casi desapercibidas, las cargas de texturas y niveles serían casi inmediatas, esto mejoraría mucho la experiencia de los jugadores más exigentes. Pero no solo traería este tipo de ventajas dentro de algún juego, también se puede aplicar si deseas cambiar de título rápidamente.

 

 

Por ejemplo, estás jugando un videojuego que cubre un gran espacio dentro del disco duro, decides cambiarlo por otro que tienes instalado, debes esperar a que cierre dicha aplicación para volver al menú principal luego abrir el otro juego, esperar que cargue para finalmente poder jugarlo, es un proceso que puede tardar su tiempo, pero con el SSD sería cuestión de segundos.

 

 

Esto lo podemos ver con la carga rápida del Xbox Series X, ofreciendo la oportunidad de tener más de 5 juegos abiertos en segundo plano, es decir, podemos cambiar de juego cargando la pantalla exactamente donde la dejamos en segundos, dicha función debemos agradecérsela a la introducción del SSD en dicha videoconsola.

 

 

 

Personalmente considero esta novena generación de videoconsolas interesante, hay varios aspectos técnicos que harán sobresalir a estos centros de entretenimiento, pero indudablemente colocarle un SSD hará una excelente experiencia, algo que se ha podido disfrutar en el mundo del PC hace años, pero por alguna razón no lo habían incluido en las consolas, sin embargo, ya es una realidad, solo debemos esperar para ver el rendimiento que tendrán cuando sean lanzadas al mercado.

 

 

¿Crees que el SSD hará un cambio importante en la próxima generación de consolas? Dime tu opinión en la sección de comentarios