El mundo de los bootlegs y hackroms en los videojuegos

En la industria de los videojuegos siempre han existido desarrolladores que modifican cierto juego oficial agregándole sprites o mejorando algunos aspectos técnicos, algunos lo hacen con la finalidad de estudiar, otros para realizar una especie de broma, combinando dos o más títulos muy famosos, a este tipo de videojuegos se les conoce como Hackroms.

 

 

Cuando hablamos de hackroms se pueden abarcar diferentes temas que tienen relación, pero el más resaltante es el Bootlegs. Este término puede usarse en diferentes industrias, como por ejemplo la música o el ánime, pero tiene su gran relevancia en el mundo de los videojuegos. Por lo general un videojuego Bootleg muchos los consideran juegos no oficiales o no originales.

 

 

Sin embargo, no solo se aplica estos términos a un videojuego Bootleg, para entenderlo tomaremos como ejemplo un concierto de música, una persona del público graba a través de un dispositivo todo el audio del concierto, a los días lo reproduce en distintos CD y coloca en venta dicho audio, el contenido pertenece a una banda legal, pero su distribución no está autorizada por la discográfica.

 

 

En el mundo de los videojuegos también se puede aplicar esto, casos como el Resident Evil 1.5 es el perfecto ejemplo, este videojuego se puede conseguir gracias a internet, sin embargo, nunca debió haber salido de los estudios de programación, alguien se tomó la tarea de copiar dicho proyecto y reproducirlo, a estas personas se les conocen como bootleggers.

 

 

Ahora sabiendo identificar cómo es un videojuego bootleg podemos establecer su conexión con los hackroms, en antaño existieron muchas desarrolladoras no oficiales que modificaban los títulos de empresas reconocidas con la finalidad de sacar algo de ganancia, a dichos juegos los introducían en cartuchos para ser vendidos al público, es aquí cuando el término bootleg toma importancia.

 

 

Pero no todo debe ser visto de mala forma para los que hacen bootleg y hackroms, existen muchos videojuegos que por problemas de traducción no fueron lanzados en otros países o tuvieron una pésima traducción, como ejemplo podemos traer al caótico Final Fantasy VII, el juego original en español es considerado una de las peores traducciones en la historia de los videojuegos.

 

 

Un grupo no oficial llamado Traducciones XT ha dedicado muchos años en traducir correctamente desde principio a fin este aclamado videojuego, con la finalidad de que sea disfrutado por todos sus fans. Otros videojuegos que no salieron de Japón también has sido traducidos con la finalidad de poder entenderlos en occidente, una labor digna de admirar, ya que la mayoría de estas personas lo hacen por amor al arte.

 

 

A pesar de que han pasado décadas desde la aparición de los hackroms y bootlegs, en la actualidad hay empresas que se dedican a recopilar videojuegos modificados y colocarlos en ediciones de coleccionista para ser vendidos, cuidando el nivel de detalle para poder transportar al usuario a los años de antaño. No son productos oficiales, pero debido a la calidad del hackrom y la presentación vale la pena comprar algunas de estas piezas.

 

 

Sin embargo, no todos los distribuidores de este tipo de juegos realizan una labor dedicada e impecable, en antaño se podía dar el caso de comprar una falsificación de un juego original, encontrando pequeñas diferencias en la etiqueta, pero más que todo en su placa madre. A pesar de que parezca loco, hay personas que se dedican a coleccionar este tipo de cartuchos, encontrando cosas realmente raras.

 

 

En conclusión, los hackroms y bootlegs forman parte de la cultura de los videojuegos, tiene sus partes positivas como también negativas. Siempre existirán personas que se dedican a sorprender a los jugadores con videojuegos modificados y realizar alguna versión en físico con la finalidad de dejar una huella imborrable en la historia de los videojuegos.