El grandioso universo de Castlevania en las consolas de antaño

Castlevania ha sido una de las franquicias que con el tiempo ha ganado una comunidad muy relevante dentro de los videojuegos. Desde su primera entrega en el año 1986 la cual tuvo estreno en la Nintendo Entertainment System, han pasado más de tres décadas ofreciéndonos excelentes videojuegos, con grandes cambios los cuales han evolucionado con el pasar de los años.

En antaño los juegos de Castlevania eran muy distintos a los que conocemos en la actualidad, su principal método de jugabilidad era direccional, con saltos y eliminación simple de monstruos a nuestro paso, perteneciente al género de plataformas, aunque en ciertos títulos como Castlevania II: Simon’s Quest integrarían elementos RPG para darle un toque diferente.

Entre los juegos de Castlevania que se lanzaron entre los años 1986 y 1991 existen 2 que destacaron de una manera impresionante, estos fueron Castlevania III: Dracula’s Curse de la Nintendo NES y Super Castlevania IV para la Super Nintendo. A pesar de su diferencia gráfica, estos dos juegos ofrecen al jugador una experiencia única en cada una de sus plataformas.

Castlevania III tuvo uno de los mejores sonidos y melodías de toda la saga de NES, además te daba la posibilidad de elegir la ruta, cambiando por completo el diseño del nivel, algunos enemigos, entre otras cosas.

Una de las cosas que hace interesante esta entrega es la posibilidad de jugar con cuatro personajes diferentes, entre ellos se encuentra el principal llamado Trevor Belmont quien porta el legendario Vampire Killer, la sacerdotisa Sypha Belnades, el pirata Grant DaNasty y finalmente el hijo de Drácula llamado Alucard.

Es por esta razón que muchos fans de la saga consideran a Castlevania III uno de los mejores juegos de toda la saga. Su historia, calidad sonora, jugabilidad y un elenco de personajes únicos lo hacen ser un videojuego totalmente increíble, con la capacidad de re jugarlo varias veces para sacarle el 100% de sus secretos.

Por otra parte, tenemos el primer Castlevania para el cerebro de la bestia llamado Super Castlevania IV el cual tiene una gran diferencia al anterior, aquí no tendremos la posibilidad de jugar con varios personajes ni tampoco elegir qué camino seguir, pero no por eso lo hace inferior en calidad, ya que este juego ofreció una de las mejores jugabilidades de antaño.

A diferencia de las anteriores entregas, podemos mover el látigo en cualquiera de las 8 direcciones que nos permite el D-pad del mando de la Snes, este detalle permite hacer una serie de movimientos, entre los más destacables tenemos el poder guindarse en una especie de aros, permitiendo balancearse y llegar a zonas inalcanzables con saltos normales.

El aspecto gráfico es una de las cosas que hacen de este Castlevania fuese único en su tiempo, gracias a los 16 Bits de la Super Nintendo se podían apreciar gráficos y efectos impresionantes, uno de ellos es el modo 7, en su momento este efecto impresionaba a cualquiera que mirara por unos segundos alguno de los niveles en lo que se encontraba presente.

Este Castlevania al igual que su precuela, también es considerado uno de los mejores de la saga, causando muchas discusiones sobre cuál es el mejor de todos. La respuesta dependerá de los gustos de cada jugador, cada videojuego innovó en ciertos aspectos los cuales sirvieron como base para la creación de futuras secuelas.

Como dato curioso, en el 2017 se lanzó una serie animada en Netflix llamada Castlevania la cual se basa en todos los acontecimientos que suceden en Castlevania III: Dracula’s Curse, explicando de manera detallada todos los acontecimientos y argumento de dicho videojuego, si aún no la has visto te recomiendo verla, inclusive si no has jugado al videojuego.

¿Has jugado alguna vez alguno de estos Castlevania de antaño? Dime tu opinión sobre estos excelentes videojuegos en la sección de comentarios.