Costumbres absurdas en videojuegos

Como videojugadores siempre hacemos cosas que pueden ser un poco extrañas o absurdas, todo por la curiosidad de ver si podemos hacer esa acción o no. Puede que tengamos éxito o fracasemos en el intento, pero siempre repetimos una y otra vez el mismo proceso independientemente del juego que estemos jugando.

A medida que los videojuegos avanzan de manera gráfica son más las curiosidades que tenemos como usuarios, por ejemplo, las acciones que podíamos realizar en Super Mario Bros de NES eran muy limitadas si las comparamos con Super Mario 64, en este último podíamos hacer cosas por simple curiosidad sin importar el resultado final.

A continuación, te indicaré algunas costumbres que tenemos la mayoría de los jugadores en muchos videojuegos, de seguro te sentirás identificado con alguna de ellas.

Atajos sin sentido

De seguro cuando en el mapa te aparece alguna misión y te marca el camino más rápido y fácil de llegar eliges para así llegar de la manera más eficiente ¿Cierto? Todos sabemos que no es así, si vemos una súper montaña en medio del camino vamos a tratar de llegar a la cima dando saltos sin sentido para así llegar al otro lado y llegar al objetivo.

Puede que tengas la suerte de cruzarla con éxito, pero existe un enorme porcentaje de que fracasarás y caerás de una enorme altura. Todo el tiempo que pasaste tratando de escalar esa montaña lo pudiste ahorrar si hubieses tomado el camino indicado por el videojuego, pero nuestra obsesión de videojugador es simplemente incomprensible.

Ser un acaparador

Existen videojuegos que nos permiten guardar una cantidad enorme de objetos a través de un sistema que comúnmente lo llamamos baúl. Uno de los principales juegos que influyó en esta mecánica fue Resident Evil de 1996 que se lanzó para la PlayStation 1. Desde ese momento muchos usuarios se convertirían en acaparadores compulsivos.

La necesidad de guardar absolutamente todo lo que te encuentras en el videojuego es algo que en muchas ocasiones no tiene ningún sentido, puedes estar al borde de la muerte y encontrar un botiquín de primeros auxilios que llenara tu vida por completo, pero preferirás guardarlo en el baúl y esperar a encontrar alguna medicina que te cure menos vida.

Lo peor de todo esto es que la gran mayoría de veces terminamos el juego con un baúl lleno de objetos los cuales nunca usamos, por lo que simplemente no valió la pena reservarse todas esas municiones o botiquines, y a pesar de que repetimos el juego y sabemos que no sirve de nada guardar tantos ítems al final siempre terminamos guardando todo.

Disparar a un NPC

Los NPC siempre han sido personajes controlados por el juego los cuales eran necesarios para complementar la historia y el argumento, siendo en ocasiones muy importantes si deseamos cumplir algunas misiones principales, pero por alguna extraña razón siempre se nos pasa por la mente la necesidad de dispararles o atacarles con algún arma para ver lo que pasa.

En Resident Evil 4 muchos de sus jugadores hicieron esto con el vendedor de armas, para su sorpresa moría al ser atacado. Esta acción haría que no volviera aparecer en toda la historia, como consecuencia no podías comprar más armas, ni mejorarlas, convirtiendo el juego en una completa pesadilla si eras un jugador novato.

Otro videojuego en que te pasaba algo muy similar es Dark Souls, si por alguna razón atacabas a algún NPC importante moriría al instante. A muchas personas les paso esto quedándose sin esa arma tan deseada o el hechizo que te hacía más poderoso, pero la curiosidad mató al gato y nosotros los jugadores siempre vamos a ser muy curiosos.

¿Conoces alguna otra costumbre absurda que tenemos los jugadores en los videojuegos? Puedes contar tu experiencia en la sección de comentarios.