9999 en 1 – Los raros cartuchos de antaño

Rate this post

Actualmente, el mundo de los videojuegos se encuentra en un universo virtual, el 80% de los juegos se compran a través de plataformas online, esto hace que adquirir algún título sea muy sencillo, sin embargo, con el tiempo se ha dejado a un lado el hecho de sentir con el tacto de las manos el juego en físico y poder observar algún contenido adicional que el desarrollador quiera mostrar al consumidor (algo muy similar a las ediciones coleccionistas de la actualidad).

 

 

En antaño, era algo obligatorio tener que ir a los clubes de video o a tiendas especializadas de videojuegos para poder adquirir uno, la única forma de saber cómo era un juego antes de comprarlo era por recomendación de un amigo o por leer alguna revista, pero existía el caso en el que te lanzabas a la aventura a ver que conseguías, es aquí cuando más de una persona se topó con algunos cartuchos que llamaban la atención, los 9999 en 1.

 

 

Estos cartuchos significaban un arma de doble filo, ya que podrían traerte juegos bastante atractivos, como también títulos que no tenían nada que ver con las imágenes que aparecían en pantalla, no obstante si hay algo que era realmente sorprendente y era su precio. Un cartucho original podía costarte entre los 40 a 60 dólares y ese misterioso 9999 en 1 podía llegar a costar 10 a 20 dólares, es por esto que muchas personas sin pensarlo compraban de a 2 o 4 juegos de estos.

 

 

Muchos pudieron experimentar verdaderas reliquias que se encontraban ocultas en estos juegos, convirtiéndose en los videojuegos de su infancia, aunque varios de estos cartuchos tenían una especie de engaño al consumidor, ya que realmente no contenían 9999 juegos, eran un recopilatorio de 20 – 50 juegos, pero con una modificación, bien sea más vida, otros niveles, entre otras opciones, esto es algo que decepcionaba a muchos jugadores de aquellos tiempos.

 

 

Otras compañías si le dedicaron la debida atención y crearon cartuchos donde ningún juego se repetía, con menús bastante elaborados y una cantidad de juegos bastante atractiva, estos cartuchos se llamaban 100 en 1 o 110 en 1, los cuales, si tenían una cantidad de títulos creíble, sin embargo, debido a lo excelente y buenos que eran fueron muy escasos, tanto que en la actualidad son muy cotizados en el mercado de coleccionistas, llegando a costar hasta 300 dólares.

 

 

La consola que más recibió este tipo de juegos fue la Nintendo Entertainment System o la Famicom, como también sus otras versiones piratas (NASA, PolyStation, entre otras) siendo estas dos consolas originales las más pirateadas en aquellos años, aunque esto no fue del todo malo, ya que se pudieron disfrutar de juegos con hacks bastante extraños y buenos, por ejemplo, los tantos juegos de Mario que existieron.

 

 

En mi caso yo jugué gracias a un cartucho de estos un supuesto “Mario 8” el cual era muy diferente a los otros juegos del fontanero que estaba acostumbrado jugar, sin embargo, el juego era muy adictivo y tenía muy buen gameplay. Con los años descubrí que ese hack era una modificación del videojuego Don Doko Don 2, convirtiéndose así en uno de mis juegos favoritos de toda la vida.

 

 

Esto seguramente les pasó a muchos jugadores en el mundo, un simple cartucho de 9999 en 1 le dio a conocer un videojuego que se convertiría en leyenda en su vida gamer, si esto te paso a ti me gustaría que me indicaras en la sección de comentarios que juego conociste gracias a estos extraños cartuchos.