¿Qué pasó con Felix the Cat en el mundo de los videojuegos?

Félix el gato es uno de los personajes más icónicos de la animación en los Estados Unidos y en varias partes del mundo. Este peculiar gato animado fue una revolución en el cine mudo, el cual tuvo su primera aparición en el año 1919, mucho antes que el famoso Mickey Mouse.

Con los años la popularidad de este personaje fue creciendo, llegando a tener una serie animada en televisión. Tuvo varios cambios hasta llegar al que muchos recordaremos, un gato de color negro y blanco que porta un bolso amarillo el cual le otorga la curiosa habilidad de convertirlo en infinidad de cosas.

Cuando los videojuegos se volvieron algo muy popular a principios de los años 90, por alguna extraña razón ninguna compañía desarrolladora había tocado a este carismático personaje, sin embargo, en 1992 la compañía de antaño Hudson Soft programó un juego increíble de este estupendo gato, el cual llevó como título Felix The Cat.

Este videojuego fue lanzado para la consola Nintendo Entertainment System o conocida en occidente como Famicom. Un año más tarde (1993) lanzarían el mismo videojuego para la portátil Game Boy, pero con la peculiaridad de tener menos niveles debido a las limitaciones de espacio que tenían estos cartuchos.

Felix the Cat es un juego que pertenece al género de plataformas el cual tiene muchos elementos originales, teniendo en cuenta que en esa época existía el gran Super Mario Bros, sin embargo, este videojuego tiene mecánicas y cierta jugabilidad la cual hace que sea diferente del juego anteriormente mencionado.

El argumento del juego era sencillo, el siniestro Profesor (el principal antagonista en la serie animada) raptaría a la novia de Félix llamada Kitty, con la intención de tendernos una trampa y quitarnos nuestro bolso, por lo que debemos pasar por varios niveles con nuestro bolso mágico con la finalidad de derrotar al Profesor y rescatar a la dulce Kitty.

Una de las cosas que hace interesante este videojuego son las diferentes transformaciones que podemos optar gracias al bolso mágico, cada una de ellas nos ofrece un ataque único el cual se va incrementando a medida que avanzamos en dichas transformaciones. Estas comienzan desde un simple guante de boxeo hasta un tanque devastador, capaz de matar a los enemigos de un solo disparo.

Las animaciones son de muy alta calidad, un trabajo excelente por parte de Hudson Soft. En cada nivel encontraremos una gran variedad de ellas, las cuales se pueden apreciar en los enemigos, jefes y sobre todo en Félix. Todo esto es algo muy sobresaliente teniendo en cuenta que se trata de un videojuego para una consola de 8 Bits.

La jugabilidad es excelente, permitiéndote hacer movimientos con precisión, pero en lo que más destaca es en su dificultad la cual es moderada, no es un videojuego que se caracteriza por ser demasiado complicado, haciendo que jugarlo sea agradable.

Si este videojuego fue tan bueno y divertido ¿Por qué no lanzaron más secuelas? Felix the Cat era un personaje que, de manera progresiva, estaba perdiendo popularidad en el mundo de las animaciones. Personajes como Mickey Mouse hicieron que muchas personas dejaran a un lado a este gato, es por eso que podemos ver una enorme cantidad de videojuegos del querido ratón.

Las ventas de este videojuego no fueron las esperadas, causando que la posibilidad de crear alguna secuela fuera descartada debido a que no era rentable. Esto causaría que este excelente juego quedara en el pasado, siendo recordado por aquellos jugadores de antaño.

¿Alguna vez jugaste Felix the Cat? Dime tu experiencia en la sección de comentarios