Videopac+ G7400 – La consola olvidada de Philips

Los 80 fueron años muy turbios para la industria de los videojuegos, en esos tiempos apenas estaba empezando a crecer de una forma progresiva el comercio, distribución y desarrollo de juegos y consolas, por este motivo muchas empresas empezaron a introducirse en el negocio de los videojuegos, sin embargo, algunas tuvieron suerte, otras simplemente pasaron por desapercibidas, una de ellas es Philips, compañía que muchos recordarán por hacer consolas como la CD-i, pero en sus inicios fabricó y distribuyó una videoconsola que ya nadie recuerda, se trata de la Videopac+ G7400.

 

La serie Videopac se trataba realmente de una Magnavox Odyssey, pero los encargados de ensamblaje y distribución era Philips en el continente europeo, por este motivo su nombre es diferente al igual que su forma, pero su hardware es exactamente el mismo. Philips lanzó en Europa varias versiones del Videopac, siendo la última la Videopac+ G7400, la cual era sucesora de la G7000 (Homólogo del Magnavox Odyssey 2).

 

 

La Videopac+ G7400 era para su momento una consola con un hardware sobresaliente (año 1983), contaba con un procesador Intel 8048 a 5.91 Mhz con una memoria RAM de 6 KB y con una capacidad de resolución de 320×238. Una de las cosas más interesante de esta consola es que era totalmente retrocompatible con sus versiones anteriores, tanto los videojuegos como los periféricos, esto la convertía en una elección perfecta.

 

 

La G7400 no solo se limitaba a ser una videoconsola, de hecho, cierto periférico te permitía convertirla en un ordenador, se trataba de un módulo informático doméstico el cual funcionaba con el sistema Microsoft BASIC, además de expandir el hardware para ofrecer más rendimiento, todo esto era posible gracias a un puerto de expansión.

 

 

Si la Videopac+ G7400 para su momento era una buena consola que permitía al usuario una excelente retrocompatibilidad y varias opciones para expandir sus funciones, ¿Por qué fue exitosa? Aquí influyen varios motivos, el primero de ellos se debe a que Philips solo fabricó 60.000 unidades, las cuales solo fueron distribuidas en Europa, al vender todas no fabricarían más, esta decisión la tomaron por el crash de los videojuegos del año 1983, fecha en que fue lanzada.

 

 

Debido a su limitado stock los desarrolladores de juegos no se interesaron en dicha consola, causando que su catálogo no tuviera juegos exclusivos que aprovecharan las especificaciones técnicas, es decir, todos los títulos que se podían jugar en la G7400 era de sus antecesoras, esto fue algo realmente triste para las personas que llegaron a adquirir una.

 

 

Ciertamente la Videopac+ G7400 fue una excelente consola de los años 80, pero motivado a las decisiones de su fabricante, no tener ningún videojuego que explotara su potencial y una absurda limitación de stock, rápidamente quedó como una de las consolas olvidadas de antaño, tal vez sí Philips hubiese sido más atrevida es lanzar más videoconsolas esta hubiese tenido más renombre, pero es entendible que tomaran esa decisión por la situación que se vivió en la industria en el año 83.

 

 

¿Sabía de la existencia de la Videopac+ G7400? Dime tu opinión sobre esta consola en la sección de comentarios