The prince of persia y su descenso en los videojuegos

Actualmente existen varias franquicias de videojuegos que han podido sobrevivir durante décadas, renovando de forma progresiva distintos aspectos técnicos. Algunas de ellas brillaron con el pasar de los años, otras fueron olvidadas debido al poco interés que tienen las desarrolladoras de revivirlas, se pueden citar varios ejemplos de distintos títulos que terminan de esta forma, pero en esta ocasión hablaremos de Prince of Persia.

 

 

Prince of Persia es una de las sagas más reconocidas en el mundo de los videojuegos, la cual ha tenido más de 11 títulos, hubo un tiempo en que brilló por sus diferentes innovaciones, sin embargo, su popularidad en la actualidad no es muy relevante en esta industria, debido a ciertos acontecimientos, para poder comprender qué sucedió con esta franquicia debemos viajar al pasado y ver sus orígenes.

 

 

Todo comenzó con un programador llamado Jordan Mechner el cual deseaba realizar un proyecto enfocado a un videojuego, él ya tenía cierta experiencia debido a que diseñó y programó el juego Karateka en 1984. En dicho título usó una de las técnicas de capturas de movimiento la cual perfeccionaría en su siguiente proyecto, esta técnica es llamada rotoscopia.

 

 

Luego de graduarse de la universidad, Jordan Mechner decide emprender para realizar un nuevo videojuego, gracias a la película de Indiana Jones: Raiders of the Lost Ark tomaría inspiración de ciertas escenas para formar un título lleno de calabozos y trampas, además perfeccionaría la técnica de la rotoscopia. De esta forma se originó el primer Prince of Persia en 1989 para la Apple II con ayuda de la compañía desarrolladora Brøderbund Software.

 

 

A pesar de las excelentes críticas positivas que tuvo este título, en su comienzo no obtuvo muy buenas ventas, sin embargo, cuando empezó a comercializarse en Japón y Europa fue una bomba expansiva, las ventas empezaron a explotar por todos lados, convirtiéndolo en un completo éxito comercial, de esta forma, múltiples compañías estarían interesadas en tener este juego para sus plataformas, fue así como se formaron los diferentes port para consolas y otros sistemas como MS-DOS, Atari ST, NES, entre otras.

 

 

Entre los años que se vendió el primer Prince of Persia la compañía Brøderbund Software estaba trabajando en la secuela de dicho juego, este título vio la luz en el año 1993 y fue lanzado con el nombre de Prince of Persia 2: The Shadow and the Flame, convirtiéndose en un éxito gracias a su precuela.

 

 

Durante un tiempo no se vieron más videojuegos de Prince of Persia debido a diferentes sucesos, entre los cuales el más destacable fue la venta y adquisición de los derechos del nombre, una de las empresas que tuvo todos los derechos sobre esta marca fue Mattel, estos no estaban interesados en hacer otra secuela, sin embargo, Red Orb Entertainment quería darle una nueva imagen renovada al príncipe, desarrollando el primer videojuego en 3D de la franquicia, lanzando en 1999 el olvidado Prince of Persia 3D.

 

 

Este videojuego tuvo una pésima recepción por parte de los usuarios y la crítica, debido a sus complicados controles, errores, malos ángulos de cámara, entre otras cosas. Con el tiempo se descubrió que la compañía desarrolladora no estaba en muy buena situación económica, esto hizo que el lanzamiento de Prince of Persia 3D fuera muy prematuro, sin embargo, la versión de Dreamcast fue mejorada, pero el daño ya estaba hecho, ocasionando que el príncipe no se viera por un tiempo en los videojuegos.

 

 

En el año 2001 las cosas cambiarían para el príncipe debido a que los derechos de esta franquicia pasarían ahora a manos de la desarrolladora Ubisoft, estos estaban decididos a darle un nuevo comienzo con un estudio desarrollador con experiencia, Ubisoft Montreal. Jordan Mechner se mostró muy interesado en este proyecto, participando como escritor, consultor y diseñador, conjuntamente con el director Patrice Désilets, de esta forma en el 2003 se lanzó Prince of Persia: The Sands of Time.

 

 

The Sands of Time dio realmente el salto que necesitaba la franquicia al mundo del 3D, pero lo que realmente impactó a muchos fue el control del tiempo gracias a un instrumento nuevo, la daga del tiempo. El éxito de este título hizo que Ubisoft mostrara interés en realizar una secuela, sin embargo, Patrice Désilets ya no estaría trabajando como director de este proyecto, al igual que Jordan Mechner no estaba interesado debido a diferencias dentro del desarrollo. En el 2004 se dio a conocer la nueva secuela de la franquicia llamada Prince of Persia: Warrior Within.

 

 

Este videojuego no tuvo la misma recepción de su antecesor, muchos de los fans de la precuela sintieron que el cambio que se le dio al príncipe no fue el correcto, a pesar de ello no fue un fracaso comercial, teniendo muy buenas ventas y permitiendo nuevamente el desarrollo de una nueva secuela, esta se lanzó en el año 2005 con el nombre de Prince of Persia: The Two Thrones.

 

 

The Two Thrones tuvo diversidad de críticas, pero al igual que sus antecesores también fue un éxito comercial. Ese mismo año se lanzaron otros juegos de la franquicia para las consolas portátiles como el PSP, el cual recibió un port de Prince of Persia: Warrior Within, o el Nintendo DS en el cual se lanzó un videojuego de cartas llamado Battles of Prince of Persia. Dos años después el Nintendo Wii y el PSP tendrían un port de Prince of Persia: The Two Thrones, además de ser lanzado un Remake del primer videojuego para la plataforma XBLA de Microsoft llamado Prince of Persia Classic.

 

 

En el año 2007 Ubisoft Montreal lanzaría un videojuego el cual Patrice Désilets estaba trabajando como director, este sería un golpe duro para la franquicia de Prince of Persia debido a que muchos de los conceptos en los que fueron basados dicho título se tomaron de las arenas del tiempo, este título fue Assassin’s Creed.

 

 

Ubisoft quería darle un reboot a la franquicia de Prince of Persia, ya que sus últimos lanzamientos no tenían las ventas que esperaban, fue así como tomaron la decisión de desarrollar un nuevo título con un motor gráfico distinto, el cual simplemente fue llamado Prince of Persia. Dicho título tuvo críticas mixtas por parte de los usuarios, algunos les gusto el nuevo aspecto gráfico, otros simplemente sintieron que no tenía ninguna dificultad, pero a nivel empresarial, el juego no vendió lo suficiente como para mostrar interés en hacer una secuela.

 

Pasaron 3 años (2010) para ver nuevamente un videojuego de la Saga Prince of Persia, sin embargo, dejaron a un lado el reboot que quisieron hacerle en el 2007 y retomaron nuevamente la temática de las arenas, en esta ocasión lo lanzaron con el nombre de Prince of Persia: The Forgotten Sands. Este título fue el que sepultó a la franquicia debido a sus pésimas ventas, muchos de los usuarios manifestaron que el videojuego parecía algo arcaico, además de tener una historia muy rebuscada. Esto causó que la empresa Ubisoft se centrara en otras franquicias que fueran más rentables, quedando el querido príncipe en el baúl de los videojuegos.

 

 

Una de las causas que impulsó el declive de la franquicia fue la enorme cantidad de entregas en un corto periodo de tiempo, causando que, de forma progresiva, los usuarios perdieran interés, esto llevó a que sus últimos juegos no fueses exitosos, haciendo que su empresa abandone muchos de los proyectos que tuvieran que ver con el príncipe, debido a su poca rentabilidad.

 

 

A pesar de ello se ha visto cierto interés por parte de Ubisoft, como incluirlo en el juego For Honor en un evento especial llamado Blades of Persia, sin embargo, las posibilidades de ver nuevamente al príncipe son mínimas, solo queda esperar con el pasar de los años si en algún momento volveremos a ver a este personaje olvidado en un videojuego.