SHG Black Point – La extraña consola alemana

En la segunda generación de consolas existieron muchos sistemas que son desconocidos en la actualidad, debido a que en aquellos años hubo demasiadas empresas que decidieron desarrollar videoconsolas, ya que era algo demasiado innovador y muchos deseaban llevarse grandes ganancias. Una de las compañías que intentó destacar fue Süddeutsche Elektro-Hausgeräte GmbH & Co. con una plataforma que casi nadie supo de su existencia, se trata de la SHG Black Point.

 

Este sistema se lanzó solamente en Alemania en el año 1982, limitando su distribución en otros países, esto causó que su stock fuera muy limitado. Como toda consola de aquella época, usaba cartuchos intercambiables, por lo general venía con uno incorporado con más de 10 juegos, algo muy atractivo para los usuarios, ya que podían probar la consola inmediatamente después de adquirirla sin comprar cartuchos adicionales.

 

 

Una de las cosas interesante de la SHG Black Point era el uso de baterías para funcionar, es decir, en su parte inferior tenía una tapa la cual al abrirla se debían introducir más de 6 baterías tipo D, una completa locura, sin esto la consola no funcionaba. En la parte frontal se podía observar un panel con muchos botones, los que estaban numerados servían para poder seleccionar el juego de los cartuchos, los demás eran interruptores de dificultad o apagado/encendido.

 

 

Sus controles eran los clásicos joystick con un botón, los cuales estaban fabricados de una mala calidad, si se hacían movimientos bruscos podrían estropearse fácilmente, esto causó progresivamente desconfianza en el producto, causando que muchas personas ignoraran su existencia y compraban la consola de la competencia que ya tenía más reputación en el mercado.

 

 

Por algún motivo el fabricante de esta consola decidió lanzarla en dos modelos, la FS-1003 y FS-2000, ambas cumplen con la misma función y son compatibles con todos los cartuchos, la diferencia es su forma, una es más compacta que la otra, además que algunas FS-1003 tenían incluido de forma opcional un control diferente, ya que tenía 5 botones los cuales 4 de ellos eran direccionales y el último realizaba la función de disparo, este era necesario para poder jugar uno de sus videojuegos llamado Tank Battle, posiblemente sea el pionero en necesitar un accesorio adicional para poder jugarlo.

 

 

Este raro lanzamiento de dos modelos de consolas distintas para los mismos juegos fue muy confuso para los usuarios en aquellos años, ya que pensaban que un sistema era superior a otro, algo entendible debido al nombre de cada una de ellas, pero la realidad era que se trataba de la misma consola con carcasas diferentes, obviamente esta extraña decisión tuvo sus consecuencias en el mercado.

 

 

En el país donde se distribuyó la SHG Black Point gozó de cierta popularidad, llegando a vender 42.000 unidades, pero debido a varios factores como el crash de los videojuegos de 1983, un pobre catálogo de 7 juegos y desinterés por parte de los usuarios esta consola desapareció de un momento a otro, es decir, su empresa paró totalmente la fabricación de ella, convirtiéndola en un completo fracaso.

 

 

¿Conocías a la SHG Black Point? Dime tu opinión en la sección de comentarios