Rareware, el símbolo dorado de los videojuegos

Rareware, una de mis compañías de antaño favoritas, fue uno de los símbolos más emblemáticos en la historia de los videojuegos en los años 90, pero en sus comienzos no fueron como muchos la conocen, todo empezó por el año 1982, época en que los juegos tanto en Arcade como en consolas de sobremesa estaban por todos lados, los hermanos Tim Stamper y Chris Stamper muy emocionados con la Sinclair ZX Spectrum decidieron hacer un videojuego para la misma, dedicación y esfuerzo llenaron su hogar con un pequeño equipo de programadores.

Esto fue suficiente para crear Jetpac, pero ellos no eran reconocidos dentro de la industria por lo que decidieron fundar su desarrolladora con el nombre de Ultimate Play The Game y fabricar sus propias reproducciones, en esto invirtieron todos sus ahorros, con el riesgo de que si no se vendían estarían en una total bancarrota, para su suerte el juego tuvo su merecido éxito, desde este punto se convertirían en una máquina imparable haciendo videojuegos.

Rareware

Su éxito los ayudó a extenderse a la famosa Comodore 64 pero sin dejar atrás su querida Spectrum innovando excelentes títulos como el Knight Lore (1984) juego que innovó por completo el aspecto visual en la industria, dándonos lo que hoy conocemos como el 3D isométrico, esto lo podemos ver en juegos más conocidos como Diablo o Baldurs Gate, ellos siempre querían estar un paso más adelante que otras compañías y esto era bien recompensado por el público gamer.

Rareware

Los hermanos Stamper tenían ya previsto que su amada Spectrum se acercaba a su final, empezaron a investigar en que consola poder desarrollar sus próximos juegos, a pesar que en ese momento estaban consolas como la Atari 5200 no les gustaba mucho la idea en desarrollar en ellas ya que tenían las mismas limitaciones.

Ellos estaban dispuestos a innovar, aparte de que eran consolas fácilmente de hackear y no querían que sus creaciones fueran modificadas por terceros, fue así como se toparon con una compañía que muchos conocemos, Nintendo, vieron su pequeña Famicon en funcionamiento y les encanto a primera vista, pero tenían un reto, dejar atrás la compañía que les costó años de dedicación para lanzar un nuevo proyecto.

Fue así como vendieron Ultimate Play The Game, adquirieron una Famicon de importación y empezaron a trabajar sobre ella sin ninguna ayuda ni consentimiento de Nintendo, después de un corto periodo de tiempo fueron a las oficinas de Nintendo en Japón donde mostraron el trabajo desarrollado por estos dos hermanos que eran totalmente desconocidos, inmediatamente la compañía japonesa se sorprendió con lo que vieron, viendo un excelente futuro para la compañía, de esta manera los hermanos Stamper decidieron crear una nueva desarrolladora que conocemos con el nombre de RARE.

Rareware

Desde ese momento Nintendo les dio presupuesto ilimitado para que pudieran crear y diseñar cuantos juegos quisieran, cosa que nunca habían hecho con ninguna otra desarrolladora, en esta plataforma nos dieron excelentes títulos como Slalom, Wizards and Warriors, Cobra Triangle, R.C. Pro-Am, pero el más reconocido por todos estos años por su dificultad y gameplay fue el gran Battletoads.

Rareware

Las relaciones con Nintendo se hacían más fuertes, pasando con ellos a la época de 16 bits con la gran Snes, ellos tenían un buen proyecto para esta consola, compraron la máquina de gráficos renderizados de Silicon Graphics con la cual hicieron unos gráficos impresionantes, pero la Snes tenía limitaciones técnicas que no les permitían exprimir este potencial, sin embargo se les ocurrió la idea de pasar gráficos pre-renderizados en forma de sprites, cosa que la Snes podía ejecutar sin ningún problema.

Al tener listo un demo lo mostraron en las oficinas de Nintendo, quedaron totalmente impactados con el resultado de su trabajo, tanto fue el asombro que buscaban debajo de las mesas alguna computadora ejecutando el demo, ya que pensaban que los estaban engañando, pero era el cerebro de la bestia mostrando un gran potencial jamás visto, es así cuando Nintendo le dio uno de los personajes más emblemáticos, Donkey Kong, y surgió uno de los éxitos más queridos por los jugadores de antaño, el fabuloso Donkey Kong Country.

Rareware

RARE siguió en el mundo de Nintendo, era la época dorada en los 16 bits, pero pocos sabían que estaban trabajando en un nuevo proyecto, un juego que volvería loco a cualquier jugador de las Arcade, ya se avecinaba la consola de 64 bits de Nintendo, pero la compañía japonesa necesitaban darle publicidad, sabían el potencial de Rareware así que le dieron libertad de financiamiento, creando así uno de los juegos de pelea más famosos de todos los tiempos, superando en gameplay y aspecto visual al ya reconocido Mortal Kombat, el arcade de Killer Instinct.

 

Rareware

Con la llegada de la nueva consola, la Nintendo 64, también crearon excelentes juegos, aunque a partir de aquí la compañía llegaría a un punto que considero una de las peores decisiones que tomaron, aquí diseñaron juegos como Blast Corps, Diddy Kong Racing, Jet Force Gemini, Perfect Dark, Banjo-Kazooie entre otros, los cuales fueron indudablemente la esencia de la consola de 64 bits, pero uno de ellos fue el más aclamado por sus usuarios, GoldenEye 007 fue una revolución del mundo First Person Shooter en consolas dándole propiedades únicas que en ese momento impactó al gran mundo gamer.

Rareware

Rareware quería orientarse más hacia un público adulto, pero Nintendo con sus políticas no dejaban que esto sucediese, sin consentimiento de la empresa japonesa hicieron un juego que pasó de ser una ardilla feliz y amable a un personaje con problemas de alcohol, considero que este juego es una de las obras más emblemáticas de la compañía, salió con el nombre de Conker’s Bad Fur Day, recibió una gran cantidad de críticas positivas en todas las revistas y medios del momento, lo catalogaron como el mejor juego en cuanto a gráficos se refiere, pero Nintendo no le dio la publicidad que se merecía, debido al contenido explícito que tenía.

Rareware

Ya Nintendo y Rareware estaban en desacuerdo con muchos términos, llego la era de las consolas de 128 Bits, aquí fue desarrollado el último juego para una consola de Nintendo, Star Fox Adventures, una buena apreciación por parte de la crítica de los videojuegos pero a los usuarios y seguidores de la saga Star Fox no vieron con buenos ojos este título, desde este momento los hermanos Stamper empezaron nuevamente su búsqueda, y vieron un nuevo potencial en una empresa novata en el mundo de las video consolas.

Rareware

Fue así como Microsoft viendo su excelente trabajo en Nintendo decidió comprar la compañía Rareware por un precio de 377 millones de dólares, Microsoft con este monto estaba asegurando un futuro para su consola, pero los planes no salieron como ellos pensaban, para su consola de lanzamiento Xbox solo sacaron 2 títulos los cuales fueron muy despreciados por la comunidad, no tenían nada innovador, se notaba claramente que la compañía no se esforzaba como en antaño (y quien no con 377 millones de dólares en los bolsillos), estos dos fueron un remake del Conker’s Bad Fur Day el cual estaba censurado y Grabbed by the Ghoulies.

Rareware

Llego la Xbox 360 al mercado y Microsoft aún no recuperaba la inversión inicial al comprar Rareware, los hermanos Stamper decidieron retirarse de la compañía (claro, hasta yo con más de 300 millones XD) ya que sabían que no estaban en el mejor momento y sus futuros proyectos no eran ni la sombra de lo que eran, sin embargo para esta consola salió un título que es muy merecedor de mérito, Kameo, gran juego de plataforma 3D que tenía la magia de Banjo Kazooie, aparte de este salieron otros títulos como Viva Piñata, Perfect Dark Zero, Banjo-Kazooie: Nuts & Bolts, pero estos fueron totalmente opacados por nuevos títulos en la consola (como los Gear of War).

Rareware

Este fue el punto donde una compañía que estaba en lo más alto quedo en los escombros de las videoconsolas, Microsoft al ver esto decidió darles la exclusividad para crear juegos para su novedoso Kinect, surgieron juegos como Kinect Sports o Kinect Sports: Season Two que les dejaron buenas ganancias a Microsoft pero sus juegos no representaban esa gran emoción que transmitían en su época dorada, quedando solo el recuerdo de lo que era la gran Rareware.

Rareware