¿Qué pasó con Bubsy?

En los años 90 los videojuegos estaban tomando una gran popularidad, muchas compañías estaban dispuestas a desarrollar sus propios juegos con la finalidad de tener fama entre los jugadores de aquellos tiempos, esto dio como resultado varios personajes los cuales se convertirían en las mascotas oficiales para estas compañías, una de ellas un gato llamado Bubsy.

Michael Berlyn fue el encargado de llevar a la vida a este personaje el cual tuvo su primera aparición en el año 1993 para las consolas Super Nintendo y Sega Mega Drive. Este título sería distribuido por la compañía Accolade la cual lo tomaría como su mascota oficial desde el momento de su lanzamiento.

Este videojuego tuvo una excelente aceptación por parte de la comunidad, a pesar de no ser innovador tenía una buena jugabilidad y unos gráficos aceptables para la época. Esto le ayudó a tener nuevas ventas en el mercado, por lo que Accolade decidió lanzar una secuela 1 año más tarde (1994), la cual llamaron Bubsy 2.

A diferencia de su antecesor, Bubsy 2 fue considerado un videojuego de baja calidad, a pesar de que aún conservaba su estética y gráficos, en su jugabilidad existía un problema que causaba molestia en los jugadores. Los elementos en pantalla se encontraban muy separados, por lo que se perdían de la vista fácilmente, por causa de este detalle era muy complicado saber a dónde tenías que saltar o qué enemigos se encontraban cerca.

En el mismo año (1994) Accolade lanzaría un nuevo videojuego titulado Bubsy in: Fractured Furry Tales, este fue un juego muy desconocido debido a que fue exclusivo para una videoconsola que no tuvo éxito en el mercado, la Atari Jaguar.

Sin embargo, no se le escapó a la crítica hablar sobre este Bubsy, al ser un videojuego para una consola de 64 Bits no demostró ningún avance en comparación a sus versiones anteriores. Al ser exclusivo de una consola que fracasó se convertiría en el título con peores ventas de toda su franquicia.

Más de 3 años pasaron (1997) y ya no se sabía nada de Bubsy, muchos pensaron que finalmente ya no verían a este personaje, pero para sorpresa de muchos lo pudieron observar en la era del 3D, ya que Accolade deseaba que su personaje estuviese dentro de los catálogos de videojuegos en tercera dimensión, fue así como desarrollaron a Bubsy 3D: Furbitten Planet.

Este es considerado el peor videojuego de toda la saga debido a múltiples factores, entre ellos podemos ubicar un mal posicionamiento de cámara, gráficos y colores espantosos, una jugabilidad pésima, entre otras cosas más. La PlayStation 1 fue la plataforma que pudo darle vida a este videojuego y fue una de las principales razones de que muchos pudieran jugarlo.

Pasaron muchos años y nadie se acordaba de este personaje debido a sus polémicos videojuegos, pero por alguna razón después de 20 años (2017) la desarrolladora Black Forest Games decide rescatar a Bubsy del pasado, lanzando al mercado Bubsy: The Woolies, un videojuego que tendría unos gráficos muy desfasados para a época, niveles repetitivos y una jugabilidad un poco incómoda según expresaban los jugadores.

En el 2019 se dio a conocer el último videojuego de Bubsy al cual llamaron Bubsy Paws on Fire, muchos pensarían que simplemente se trataba de otro desastre más para la industria de los videojuegos, sin embargo, se trata de un juego que cambiaría por completo la jugabilidad de sus antecesores, mostrando una mejora en diferentes aspectos.

A pesar de ser un juego corto ayudó de cierta manera a recuperar la imagen de este viejo y olvidado gato que por razones del destino decidieron mantenerlo vivo durante todos estos años, solo el tiempo dirá que futuros videojuegos veremos en la próxima generación de este curioso felino.

¿Has jugado algún videojuego de Bubsy? Cuéntame tu experiencia en la sección de comentarios.