Paperboy – Un juego que dio inicio a una aventura

Todo en la vida tiene un inicio, mi gusto por los videojuegos ha existido desde que tenía 4 años, jugaba con mi hermano con un Atari 2600, aun lo recuerdo como si fuera ayer, el juego de Skiing era nuestro favorito, sin embargo, a pesar de ser mi primera consola no le tuve ese amor que sentí con mi segunda videoconsola, la Nintendo Entertainment System.

Fueron muchos juegos los que pude jugar en ella, desde el Super Mario Bros comenzó una determinación por descubrir nuevos títulos, ver cada uno de sus niveles y a su vez poder observar esos grandiosos finales, pero hubo un juego que fue el abreboca para lo que sería uno de mis hobbies favoritos, el ciclismo.

Paperboy fue uno de esos juegos que al principio no lo entendía mucho, con un poco de práctica entendí que el objetivo era muy sencillo, esquivar todo aquello que obstruía el paso de nuestro personaje, de esta manera podíamos lanzar los periódicos a las casas, dependiendo de nuestra puntería obtenemos cierta cantidad de puntos, si acertábamos en la puerta o en el buzón de correspondencia te daban un puntaje bastante considerable.

paperboy
Captura de pantalla con el emulador Nestopia

Desde que toqué ese videojuego el amor por las bicicletas empezó a crecer, mi hermano tenía una bicicleta abandonada, por lo que le pedí a mi padre que me ayudara a arreglarla ya que quería aprender, entre caídas, raspones y demás logré el objetivo, poder montar en una bicicleta.

Fuente

Pero esto no se quedó con unas simples ganas de aprender a manejar este tipo de transporte, a medida que fui creciendo exploraba otros modelos más grandes, como por ejemplo bicicletas de ruta, las cuales puedes alcanzar velocidades realmente increíbles, y las clásicas montañeras, donde puedes colocar a prueba tu resistencia en enormes subidas.

Fuente

Siempre miraba las bicicletas de otras personas en las distintas rutas que realizaba, me impresionaba mucho ya que la mía, a pesar de que me gustaba y la adoraba, era algo sencilla, esto me llevó a trazarme un nuevo objetivo, obtener una bicicleta similar a esas, solo era cuestión de tiempo y dedicación para lograrlo.

Actualmente sigo pedaleando por toda la ciudad, llegando hasta donde me lo permitan mis piernas, llegando a lugares con vistas realmente hermosas. Llegar a la punta de una subida es una satisfacción que es muy difícil de describir.

Es impresionante como un juego tan sencillo puede orientarte hacia un camino muy interesante en la vida, tal vez si no lo hubiera jugado no hubiera pasado nada de esto, pero lo importante es que me dio a conocer uno de los deportes que más me han divertido en toda mi vida, gracias Paperboy.

FuenteLas imágenes que no tienen fuente fueron tomadas por mi persona con un Smarphone Motorola Droid Turbo 2
Nos Vemos!!!


Tutoriales para Steemit