Luna Pálida – Un videojuego con un misterio terrorífico

Luna Pálida – Un videojuego con un misterio terrorífico
5 (100%) 1 vote[s]

Desde finales de los años 70 los videojuegos se han convertido en un centro de entretenimiento para muchas personas. Videoconsolas, arcades, computadores, entre otros dispositivos son el medio por el cual hacen llegar los programadores sus grandes creaciones, sin embargo, no todos tienen buenas intenciones, haciendo que algunos juegos sean algo oscuros o perturbadores.

Estos videojuegos poco inusuales por lo general no tuvieron mucho éxito comercial, debido a que la mayoría no son distribuidos por grandes empresas, esto hace que pocas personas hayan tenido la experiencia de poder jugarlos, este es el caso de Luna Pálida.

En los años 90 los videojuegos se encontraban en su mejor momento, tarea un poco difícil de mantener debido al gran crash de los videojuegos en el año 1983. A pesar de que ya eran muy famosos, para algunas personas adquirir algunos de estos juegos era algo muy costoso, por lo que muchos se inclinaban a comprar juegos de segunda mano o intercambiarlos para así hacer copias de respaldo (en el caso del PC).

Es así como se formaban grupos de intercambio de videojuegos, recordemos que en esa época no existían redes sociales, por lo que en ciertas zonas con días y fechas programadas se reunían los gamers para poder cambiar sus juegos entre sí, en la bahía de San Francisco era una de las zonas más famosas donde muchos jugadores se encontraban para realizar esta actividad.

En este lugar fue donde se empezó a conocer el videojuego de Luna Pálida, su presentación era en un Diskette de 3 ¼ y consistía en un juego del género aventura, pero con la peculiaridad que era solo texto sin ningún tipo de imágenes, además era bastante llamativo para muchos jugadores debido a su enorme dificultad, ganando una reputación muy alta entre muchos gamers.

Lo que realmente hacía complicado a Luna Pálida era su jugabilidad, debido a que no tenía ningún tipo de manual que te indicara que comandos colocar en pantalla, por lo que debías deducir y anotar cada uno de ellos para poder lograr la solución, sin embargo, muchos intentaron llegar a su final, inclusive formaron un club donde se reunían llevando nuevos comandos y estrategias para resolver el enigma del juego.

A pesar de muchos intentos nadie podía terminarlo, parecía algo imposible de hacer. El grupo de gamers intentando culminar Luna Pálida se fue desintegrando poco a poco, haciendo que el interés de ver el final se fuera desvaneciendo, haciendo que quedara catalogado como un juego imposible de terminar.

Fue cuando un gamer llamado Michael Nevins, apasionado por este estilo de juego decidió jugarlo debido a que los rumores llegaron a sus oídos, con una libreta, bolígrafo y su computador se pone manos a la obra, a pesar de lo complicado y extenso que fue su etapa de ensayo y error pudo llegar a una pantalla que nadie había podido ver.

Desde el comienzo del juego siempre debías de coger un saco de oro, una pala y cuerda, e ir por diferentes caminos que Michael Nevins pudo descifrar, en esta última pantalla debía usar el comando cavar hoyo, enterrar el oro y taparlo, de esta manera le apareció un código en la pantalla, este era: 40.24248 -121.4434.

Inmediatamente se percató que se trataba de unas coordenadas, dando así el lugar exacto, se trataba de un lugar muy cercano a su ubicación, en ese momento pensó que se trataba del oro que en todo momento le hacía referencia el juego, de esta manera se adentró a una nueva aventura con una pala para obtener su tesoro.

Llegó al lugar exacto según las coordenadas, inmediatamente empezó a cavar por el terreno, después de largas horas por fin la pala toco algo sólido, emocionado retiró rápidamente la tierra del lugar, pero lo que vio lo dejó totalmente petrificado, una cabeza de una niña en alto estado de descomposición se encontraba en el lugar.

Asustado inmediatamente llamó a las autoridades del lugar para pedir ayuda, al realizar la investigación del cadáver se trataba de Karen Paulsen, una niña de 11 años que llevaba desaparecida unos 18 meses. Cuando la policía interrogó a Michael Nevins para saber cómo encontró el cadáver les comentó acerca de Luna Pálida, dando a concluir que su programador fue el principal asesino.

Hasta la actualidad nunca se ha podido encontrar el autor de este videojuego, quedando como uno de los enigmas más aterradores y perturbadores de los videojuegos.