El sistema de sigilo de Metal Gear Solid no iba a existir

Metal Gear es una de las sagas más famosas en la industria de los videojuegos, la cual ha estado presente en diversas generaciones, siendo la que más llamó la atención de los jugadores la quinta, donde debutó en la primera PlayStation el juego Metal Gear Solid en el año 1998, convirtiéndose en un completo éxito de ventas, además de ser referencia para futuros juegos de otras compañías desarrolladoras.

 

Una de las características con respecto a su jugabilidad que resalta dentro de los juegos de esta saga es el sigilo, algo muy importante mantener en la mayoría de situaciones para por estar en un perfil bajo y eliminar a nuestros enemigos de una forma rápida y segura, ya que si nos descubren llamaremos mucho la atención y nos buscarán multitudes de soldados, por lo que debemos escondernos y pasar por desapercibidos para volver a estar entre las sombras.

 

 

Muchos creen que desde que se inició el desarrollo del primer Metal Gear este detalle del sigilo estuvo siempre presente en la mente de su creador, Hideo Kojima, pero la realidad es que dicho desarrollador no tenía planificado incluir el sigilo dentro del juego, de hecho, fue algo que tuvo que hacer de forma obligatoria gracias al sistema en el cual estaba destinado el juego.

 

 

MSX fue el ordenador doméstico de 8 Bit el cual estaba destinado a tener la primera entrega de Metal Gear, este juego en un principio iba a ser solo de acción, donde debíamos eliminar a múltiples enemigos en diferentes escenarios. Al momento de ejecutar las pruebas en el ordenador Kojima se dio cuenta de algo catastrófico, la MSX no podía soportar tantos enemigos en pantalla, sufría ralentizaciones y era imposible para el jugador poder jugar de forma normal.

 

 

Fue así como tuvo que modificar ciertos factores en el juego para que pudiera ser jugable en el ordenador, uno de ellos es activar el modo ataque del enemigo cuando este te viera desde cierta distancia, gracias a este detalle pensó que lo más correcto era agregar ciertas características en la jugabilidad para poder darle un toque de sigilo, así fue como nació el sistema de acción y sigilo de Metal Gear.

 

 

A partir de este punto todas sus futuras entregas de este videojuego tendrían como prioridad tener el sigilo, algo que caracterizó a toda la saga durante años, un claro ejemplo lo podemos ver en la secuela de su primer juego llamada Metal Gear 2: Solid Snake o en los super conocidos de la primera y segunda PlayStation.

 

 

Si no hubiese sido por las limitaciones de la MSX, Metal Gear sería algo totalmente diferente a lo que conocemos actualmente, sería uno más del montón donde debemos eliminar a muchos enemigos porrazos y golpes, pero la suerte (y el hardware) jugó a favor de los gamers, ya que gracias a ese acontecimiento tenemos una de las mejores sagas de la historia de los videojuegos.

 

 

¿Te imaginas un Metal Gear totalmente diferente? Dime cómo crees que sería este videojuego sin sigilo en la sección de comentarios.