El origen de Pou – La famosa mascota virtual

En varias ocasiones en la historia de los videojuegos han surgido juegos que ha tenido la suerte de tener un enorme éxito de popularidad entre jugadores, motivado a muchos factores como su jugabilidad, gráficos, música, entre otros, sin embargo, existen títulos que no tienen una alta calidad de aspectos técnicos, pero por alguna razón se convierten en una adicción para una enorme multitud de personas, este es el caso de un videojuego para Smartphones llamado Pou.

 

 

Muchos jugadores de todos los tipos reconocerán a este videojuego, el cual se lanzó en agosto de 2012 como un título gratuito en la plataforma de descargas llamada Play Store de Android y posteriormente en la App Store de iOS, convirtiéndose de una forma progresiva en una de las aplicaciones más descargadas por un largo periodo de tiempo.

 

 

Muchos no se explican cómo es posible que un juego tan sencillo pudiera ser tan popular, un pequeño alienígena que debía ser cuidado, procurando que no le faltase comida, asearlo y jugar con él diferentes minijuegos para poder obtener monedas, las cuales podíamos canjearlas por diferentes objetos y ropas para hacer lucir diferente a nuestro carismático personaje.

 

 

La respuesta es muy sencilla, su creador llamado Paul Salameh se basó en algo que surgió a mediados de los años 90, unas mascotas virtuales que fueron muy famosas en sus tiempos , las Tamagotchi. Eran una especie de llavero con forma de huevo que tenían una pantalla monocromática que mostraba una pequeña mascota. Se debía alimentar, cuidar, jugar con ella, entre otras cosas más, con la finalidad de verla crecer, si la descuidamos por mucho tiempo podría enfermarse y morir.

 

 

Las Tamagotchi fueron populares en varios sectores del mundo, pero donde se convirtió en un completo éxito fue en su país de origen, Japón, donde actualmente se siguen comercializando productos referentes de esta marca. Paul Salameh al estudiar el éxito que tuvieron estas mascotas virtuales decidió programar un juego el cual tuviese esta esencia, pero mejorando varios aspectos técnicos, con la finalidad de que muchas personas pudieran descargarlo de manera sencilla a través de sus Smartphones, de esta forma nació Pou.

 

 

Esto da a entender que Pou es una mascota virtual inspirada en los Tamagotchi, haciendo que su fácil jugabilidad sea el secreto para una adicción con el jugador. A diferencia de las mascotas virtuales de los 90, Pou no muere, por lo que puedes tenerlo un tiempo indefinido sin cuidarlo y al abrir la aplicación lo encontrarás vivo.

 

 

Algo sorprendente es que con el tiempo Pou sigue siendo una aplicación con millones de descargas, esto lleva como consecuencia que su creador siga recibiendo dinero de su aplicación, ya que dentro del juego podemos hacer compras a través de micro transacciones, si no queremos pasar horas jugando para obtener monedas simplemente compras una enorme cantidad con dinero real.

 

 

Pou es la prueba de que gracias a las invenciones y videojuegos del pasado muchos desarrolladores se inspiraron para realizar cosas que sobresalen de alguna manera en esta industria, además de hacer constar que un juego no necesita de los mejores gráficos o ser muy complejo para ser exitoso y popular, tan solo con tener una buena idea y saberla emplear será suficiente para enganchar a millones de jugadores en todo el mundo.

 

 

¿Alguna vez jugaste Pou? Dime tu opinión sobre este juego en la sección de comentarios