El número 255, Pac-man y los videojuegos

La programación es uno de los términos más resaltantes a la hora de hablar sobre videojuegos debido a que es la base para la creación de todos ellos. Actualmente existen distintos programas que nos dan las herramientas necesarias para programarlos, sin embargo, en antaño era algo complicado debido a ciertas limitaciones, entre ellas podemos encontrar el espacio en sus sistemas de almacenamiento, es aquí cuando se originaron grandes anécdotas con un número, el 255.

 

 

En 1980 se popularizó a gran escala el número 255 gracias a un videojuego llamado Pac-Man, muchos de los usuarios que pasaban horas frente a esta máquina tuvieron la oportunidad de llegar a los más altos niveles, sin embargo, cuando terminaron el nivel 255 pasó algo muy extraño, el nivel 256 se veía totalmente deforme con múltiples códigos y números en la pantalla, muchos la llamaron Kill Screen.

 

 

Otros videojuegos también tenían ciertas cosas con el número 255, tenemos Metroid de NES, el cual no podemos llevar más de 255 misiles, o también el caso de The Legend of Zelda de la misma consola, la cantidad de rupias que el juego nos permite llevar es de 255. Así como pasa en estos dos ejemplos sucede con muchos más, esto tiene una explicación lógica dentro del mundo de la programación.

 

 

Vamos a usar como ejemplo la consola Nintendo Entertainment System, los videojuegos que se desarrollaban para ella tenían gráficos y sonido muy peculiares, esto se debió al hardware el cual estaba diseñada la NES, su procesador era el encargado de llevar todo el proceso aritmético el cual necesitaba los juegos para poder interactuar con ellos y ser mostrados en pantalla, dicho sistema aritmético se basa en números binarios.

 

 

Los números binarios solo se pueden representar a través de dos números, el “0” y el “1”, gracias a ellos se pueden formar diferentes números dentro de un espacio determinado, a este espacio se le conoce como Bit, por ejemplo, si tomamos el número 85 al pasarlo a binario sería como 01010101, cada espacio dentro del número binario sería un bit, es decir que este tiene un espacio de 8 bit.

 

 

Los procesadores de las consolas como la NES trabajaban con números binarios de 8 dígitos, es decir, no soportaban número mayores, es aquí cuando entra en escena el número 255, si convertimos dicho número a binarios quedaría 11111111, esto indica que ocupará un espacio de 8 bit, pero si convertimos el número 256 nos quedaría 100000000, si contamos sus dígitos nos damos cuenta de que ocupa un total de 9 bits, por esta razón el 256 no puede ser procesado por la CPU de la NES.

 

 

Con el tiempo se lanzaron consolas y procesadores más potentes los cuales permitían procesar números binarios más grandes, por ejemplo, la Sega Genesis / Megadrive la cual tenía un poder de 16 bits o la Sony PlayStation con un poder de 32 bits, sin embargo, algunos desarrolladores seguían trabajando en ciertos aspectos del juego con los 8 bits, así ahorraban recursos para otras características más importantes.

 

 

Esta es la razón de la aparición constante del número 255 en los videojuegos y del famoso error llamado Kill Screen de Pac-man, todo se debió a las limitaciones de espacio y procesamiento que podían ejecutar las consolas y procesadores de antaño. Si ves que algún título de la actualidad aparece este número en algún objeto o como límite de consumibles es porque le está haciendo referencia al estilo de programación que tenían los videojuegos en antaño.

 

 

¿Sabías sobre el número 255 en los videojuegos? Dime tu opinión en la sección de comentarios