Casio PV-1000 – La rara consola de Casio de los años 80

Casio es una de las compañías más reconocidas en el ámbito electrónico, donde ha resaltado en la fabricación de calculadoras, relojes, teclados de música, entre otras cosas. Es muy difícil pensar que esta compañía en algún momento de la historia desarrolló una consola de videojuegos, sin embargo, en ocasiones muy puntuales realizó varias, siendo la primera de ellas la Casio PV-1000.

 

Esta consola fue lanzada al mercado japonés en el año 1983 por un precio aproximado de 140$. La intención de Casio era introducirse al mercado de los videojuegos y llevarse una buena ganancia, ya que a inicios de los años 80 dicha industria estaba creciendo de una forma imparable, causando que muchas compañías desarrollaran consolas, siendo Casio una de ellas.

 

 

El hardware de la Casio PV-1000 era muy similar al de la segunda generación de consolas, de hecho, comparte ciertas cosas de la ColecoVision. Su procesador era un Zilog Z80 con una frecuencia de 3.5Mhz y 4Kb de memoria RAM. A pesar de tener el poder suficiente para poder mover videojuegos de 8 bits a una resolución de 256 × 192 píxeles ya era un hardware obsoleto en el momento de su lanzamiento, siendo desplazado rápidamente por las consolas que se lanzaron en ese año.

 

 

Esta fue una de las razones por las cuales la Casio PV-1000 desapareció rápidamente del mercado, al competir directamente con la Famicom de Nintendo y la SG-1000 de Sega no tenía ninguna oportunidad, además que su competencia tenía un hardware superior y el uso de mandos con D-pad (los cuales entregaban una mejor experiencia al usuario), en cambio la consola de Casio siguió apostando por el Joystick tradicional que se usaba en aquellos años.

 

 

Otro problema que tuvo esta consola fue no tener juegos de lanzamiento, esto causó que las personas que se compraron la Casio PV-1000 tuvieran que esperar cierto tiempo para poder jugar en ella, algo totalmente incomprensible. Si a esto le sumamos un corto catálogo de 13 juegos la convierte en una de las peores opciones a elegir en aquellos años, este pobre catálogo fue causado a que este sistema duró en el mercado aproximadamente 6 meses.

 

 

En total se vendieron un aproximado de 55.000 unidades, una cifra muy baja en la industria de los videojuegos, convirtiéndola en uno de los peores fracasos de la historia. Con el tiempo la Casio PV-1000 se ha convertido en un artículo muy codiciado por coleccionistas, precisamente por ser una consola rara y con pocas unidades en existencia, si eres un entusiasta que deseas una debes preparar muy bien tu cartera, debido a que los precios son realmente exagerados, como también los de sus juegos, donde un cartucho puede constarte mínimo 200$.

 

 

Como dato curioso, Casio a los pocos meses de discontinuar la PV-1000 lanzó una computadora llamada PV-2000 la cual no tenía nada que ver con la consola, lo único que era compatible era los Controles, ya que poseía los mismos puertos. Muchos comparaban a esta computadora con la famosa MSX, ya que eran muy similares con respecto a su funcionamiento.

 

 

Una vez más vemos como una compañía desea introducirse al mundo de los videojuegos para obtener beneficios, pero en el caso de Casio no fue el mejor momento, al lanzar una consola obsoleta en cuanto a hardware y competir contra dos videoconsolas potentes garantizaba su fracaso en la industria, además su pobre catálogo de juegos no impulsaba sus ventas, quedando inevitablemente como uno de los peores fracasos de la historia de los videojuegos.

 

 

¿Sabías de la existencia de la Casio PV-1000? Dime tu opinión en la sección de comentarios